Muere Chuck Berry, padre y espíritu santo del rock and roll

Oaxaca Capital 18 March, 2017

La lista de mártires y soldados caídos del rock and roll es tan larga que asusta. Buddy Holly murió en el trágico accidente de avión de 1959 -en el que también fallecieron Big Bopper y Ritchie Valens-, y un año después se retiró para siempre Little Richard, iluminado por su renacida fe en dios. A Elvis le llamó el ejército también en 1960, y volvió de la mili convertido en una caricatura. Por aquella época, nadie quería saber nada de Bill Haley, el más pasado de moda de todos los pioneros, y Jerry Lee Lewis, destapada su bigamia y su pederastia confesa, se convirtió en un apestado.

Y este sábado se ha ido Chuck Berry. La Policía respondió a una llamada de emergencia de la casa de Berry, donde encontraron al artista inconsciente y, pese a las maniobras de reanimación que se le aplicaron, no pudieron revivirlo y declararon su fallecimiento.

También Chuck Berry estuvo a punto de caer en desgracia en aquel año fatídico de 1960: un juez le condenó a dos años de cárcel, acusado de acostarse con una prostituta menor de edad. Cuando regresó a la actividad en 1963, la música había cambiado para siempre: el rock and roll sonaba primitivo, algo tosco, la novedad estaba en el joven Dylan y en unos chicos ingleses que se hacían llamar The Beatles, y a Berry había que empezar a buscarlo en las cubetas de discos etiquetadas como 'oldies'. Aún así, no se quiso quedar al margen. Vivía para la música, para tocar el blues, y aunque no recuperaría la inspiración que le hizo dar con la tecla perfecta en 'Johnnie Be Goode', al menos Berry no perdió ni las ganas ni el oficio. Se mantuvo en activo mientras tuvo vientos de cola, y hace 38 años dejó de publicar música con total discreción. Tenía previsto volver este año; de hecho, deja grabado y anunciado su primer disco desde 1979, 'Chuck', que aparecerá en las próximas semanas, ahora de manera póstuma.

 

Más información

EL MUNDO