Juez giró una orden de aprehensión contra Cuauhtémoc Blanco por homicidio: Reforma

Oaxaca Capital 15 April, 2017

José de Jesús Guízar, abogado defensor del alcalde de Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco Bravo, le reveló al diario Reforma, que un juez de Morelos ordenó la aprehensión de su cliente por su presunta vinculación con el asesinato del organizador de la Feria de la Primavera, el empresario Juan Manuel García Bejarano, acontecido el pasado 6 de abril durante una cabalgata en la capital morelense.

Sin embargo, la Fiscalía General de Justicia (FGJ), le negó al rotativo de circulación nacional, que haya solicitado al juzgador la aprehensión del exfutbolista.

El abogado de Blanco, indicó al rotativo, que aún cuando espera la notificación oficial, es de su conocimiento que la orden de aprehensión fue liberada por el juez tras la solicitud hecha por la Fiscalía morelense, minutos después de una audiencia celebrada el jueves.

En dicha audiencia de vinculación a proceso celebrada a puerta cerrada en la Sala Cuatro del edificio de los Juzgados de Primera Instancia, de Control y Juicios Orales en Cuernavaca, José Fierro Escobar, presunto autor material del homicidio, aseguró que Blanco Bravo lo instruyó para matar al empresario, por lo que le pagó 200 mil pesos.

De cumplimentarse la orden de aprehensión, Blanco estaría acusado por los delitos de homicidio calificado como autor intelectual o inductor y asociación delictuosa.

“Es increíble que una persona que fue imputada, que esté en esa calidad, haga mención de eso [del señalamiento contra Blanco], y minutos después entra [personal de la Fiscalía] con el juez a solicitar la orden de aprehensión y el juez, sin ningún antecedente de prueba más que el dicho de esta persona, libera las órdenes de aprehensión. Son abominaciones jurídicas”, afirmó el abogado del alcalde.

Durante la audiencia, Fierro Escobar también solicitó al Juez medidas de seguridad extraordinarias, ya que, según el imputado, en el Centro de Reinserción Social (Cereso) “Morelos”, donde está recluido, “ha sido amenazado y teme por su vida”.

Sin embargo, a través de una carta aclaratoria publicada en sus cuentas de las diversas redes sociales, el ex futbolista rechazó ayer viernes los señalamientos realizados por Fierro durante la audiencia, los que calificó de “infundados y absurdos”, por señalar que fue él quien le instruyó a “realizar tan abominable acto”.

“Lamento profundamente que los niveles de cinismo y cobardía por parte del grupo político que durante los últimos 8 meses me ha querido destituir de mi cargo a través de un Procedimiento de Revolución de Mandato, de Suspensión Definitiva y de Juicio Político, así como de múltiples denuncias ante la Procuraduría General de Morelos, hayan llegado al grado de influir en las declaraciones de un presunto asesino para así buscar, otra vez y a como dé lugar, que sea removido del cargo de Presidente Municipal de Cuernavaca.”, señaló el ex futbolista.

Además de negar de forma categórica los señalamientos en su contra, el alcalde pidió que la Procuraduría General de la República (PGR) atraiga el caso “y de esta forma asegurar que el Gobierno del Estado de Morelos se mantenga alejado de influir políticamente en lo que en derecho corresponda”.

Además, Blanco Bravo acusó que el Gobierno encabezado por Graco Luis Ramírez Garrido Abreu “ha dejado de gobernar a su estado, pues sólo se ha enfocado en atacar frontalmente a los líderes y ciudadano que sólo buscamos un mejor porvenir para Morelos y, en mi caso, para Cuernavaca”.

Por su parte, Hugo Eric Flores Cervantes, presidente nacional del Partido Encuentro Social (PES), al cual el alcalde está afiliado, aseguró que el Gobierno Ramírez Garrido Abreu, “ha venido construyendo una narrativa para tratar de afectar la imagen y la credibilidad” de Blanco.

Además, afirmó que tratan “de sacarnos de la contienda, ya sabemos lo que viene, el Cabildo, el Congreso, van a tratar de sesionar para tratar otra vez de destituir a Cuauhtémoc Blanco y la verdad es increíble lo que está pasando en el estado de Morelos”.

El martes pasado, el empresario de la construcción Jesús García Rodríguez, padre del organizador de la Feria de Cuernavaca 2017, dijo que las declaraciones del gobernador -quien había asegurado que a la víctima lo mataron por tener “un conflicto con criminales” por el control del evento- eran mentira.

“Voy a dejar en claro que mi hijo no es parte de la delincuencia organizada, que la Feria de Cuernavaca no es parte de la delincuencia organizada, que el alcalde Cuauhtémoc Blanco Bravo nos estuvo acompañando en el velorio. Son trámites”, acotó García Rodríguez, quien también calificó a Graco Ramírez de ser “mentiroso y hocicón”.

Luego advirtió que en sus propias investigaciones ha descubierto que las cámaras de seguridad del C5 -que son controladas por la Comisión Estatal de Seguridad Pública, bajo la titularidad de Jesús Alberto Capella Ibarra-, “simplemente dejaron de grabar”, por lo que retó al gobernador a exhibir, a la brevedad, los elementos que prueben que su hijo tenía vínculos con el crimen organizado.

“No le dispararon a un ciudadano común y corriente, no, a una persona a la que fueron a ejecutar porque tenían un conflicto entre ellos por el control de la Feria de Cuernavaca”, había afirmado Graco Ramírez.

En conferencia de prensa el gobernador acusó al empresario Federico Figueroa, hermano del fallecido cantante Joan Sebastian, organizador de la Feria en años pasados, de “lavar dinero” en el palenque de Cuernavaca para el Cártel de Los Beltrán Leyva.

El mandatario estatal afirmó que con el anterior presidente municipal de Cuernavaca, Jorge Morales Barud, acordó suspender el palenque debido a esta situación, y que Cuauhtémoc Blanco se puso en contacto con grupos delictivos para reactivar el palenque.

“Con Morales Barud quedamos en no hacer los palenques, ¿pero qué pasó? Que ahora Cuauhtémoc Blanco volvió a ponerse de acuerdo y trajo a esos grupos y esos grupos se enfrentan, tienen enfrentamiento”, dijo Ramírez Garrido.

El pasado 8 de abril, el Ayuntamiento de Cuernavaca emitió un comunicado de prensa en el que aseguraba que la Fiscalía, la Comisión Estatal de Seguridad y la dirigencia estatal del Partido de la Revolución Democrática (PRD) presionaban a al presunto autor material del homicidio, para que señalara en sus declaraciones al alcalde, como autor intelectual del crimen.

“Por ello hacemos responsable de una posible fabricación de evidencias incriminatorias al gobernador de Morelos, Graco Ramírez Garrido Abreu, al fiscal general, Javier Pérez Durón, al comisionado Estatal de Seguridad, Alberto Capella Ibarra y al presidente de la Revolución Democrática (PRD), en Morelos, Rodrigo Gayosso Cepeda”, señaló el gobierno de Cuauhtémoc Blanco.

Más información:

ZETA TIJUANA