Cuando Peña presumía los logros del narcofiscal

Oaxaca Capital 01 April, 2017

Hace poco menos de dos meses, el presidente de la República presumía como ejemplo, los logros en materia de seguridad reportados por Edgar Veytia, fiscal general en Nayarit, ahora detenido en EU por orden de la corte de Nueva York, acusado de narcotráfico y nexos con el crimen organizado.

Peña Nieto estuvo en Nayarit doce días después de que la Marina eliminara una célula de sicarios comandados por Juan Francisco Beltrán Leyva, el H2, cabeza del cártel de los Beltrán Leyva en esa región.

El golpe fue conocido a nivel internacional por el uso de un helicóptero militar que disparó sobre la guarida de los delincuentes.

En su oportunidad Peña Nieto elogió los resultados del operativo y destacó el avance de la fiscalía de Nayarit en el restablecimiento de a paz ciudadana.

"Nayarit es una evidencia de los buenos logros y resultados que hemos tenido en materia de seguridad", dijo Peña Nieto el 21 de febrero, en la inauguración de una obra carretera en esa entidad.

Explicó:

“En 2012 el número de homicidios registrados (en Nayarit) por cada 100 mil habitantes, que es el principal indicador, es como tomarle la temperatura con un termómetro a la seguridad de un lugar, aquí había 25 homicidios por cada 100 mil habitantes y este indicador se ha reducido a que en 2015 se registraron solamente 15 homicidios por cada 100 mil habitantes, una disminución de más de 50% del nivel de inseguridad que se vivía en Nayarit, esos son resultados”

El tema es analizado hoy por el periodista Salvador García Soto, en la columna Serpientes y Escaleras que publica El Universal.

Dice que en una clara muestra de la narcopolítica imperante en estados y regiones del país, Veytia utilizaba la fuerza pública y la procuración de justicia para eliminar adversarios de otros cárteles e imponer en el estado una “paz narca”.

Esta,dice el periodista, era elogiada, reconocida y hasta premiada en su momento por su jefe, el gobernador Roberto Sandoval, por personajes de la sociedad civil como Isabel Miranda de Wallace, quien dio un “Reconocimiento” público al narcofiscal.

La publicación refiere:

"Efectivamente (Veytia) mantenía una “aparente calma” en el estado y que en sus reportes al gobierno federal, vía el Secretariado Técnico del SNSP, simulaba una disminución de homicidios dolosos cometidos, cuando en realidad hacía una “limpia” de los cárteles enemigos, entre ellos el de Sinaloa y el de los Beltrán Leyva, lo cual explica la aparición frecuente de cuerpos en las ciudades nayaritas que, sin embargo, no siempre entraban a los conteos oficiales".

García Soto resalta que Veytia asistió  en casi seis años, a la Conferencia Nacional de Procuradores, donde el gabinete de seguridad define junto con las procuradurías estatales y sus titulares las estrategias del combate al crimen organizado.

Cuestiona:

 "¿Sabían todas las áreas federales que entregaban información estratégica y confidencial, hasta de seguridad nacional, al dirigente de un cártel? Si lo sabían el tema es en extremo delicado, porque supone complicidades al más alto nivel, y si no lo sabían es aún peor, porque supone incompetencia mayúscula".

Hoy se sabe que  como cabeza del CJNG en Nayarit, el procurador nayarita Edgar Veytia, que en los últimos cuatro años producía y traficaba heroína, cocaína, metanfetaminas y marihuana —según afirma el fiscal Robert Capers, de la Corte federal de Nueva York, justo el mismo que lleva el juicio contra Joaquín El Chapo Guzmán, escribió el columnista.

FUENTE: DEBATE