¿Por qué reducir el tope de gastos de campaña no significa un ahorro?

Oaxaca Capital 17 March, 2017

Ahora que está de moda el discurso de la austeridad y el ahorro, los candidatos a la gubernatura del Estado de México no quisieron quedarse atrás y propusieron rebajar el tope de gastos de campaña, que este año será de 285 millones de pesos, 16.4% superior al de la elección de 2011.

Pero en realidad esta propuesta no significa un ahorro para los ciudadanos, ¿por qué? Aquí te explicamos:

El tope de gastos de campaña, es decir la cantidad máxima que pueden gastar los candidatos en la contienda, está regulado a través del Código Electoral del Estado de México, en donde se establece una fórmula basada en el número de ciudadanos que integran el padrón electoral de la entidad y posteriormente se multiplica por el 34% del salario mínimo vigente en la capital del estado, en este caso Toluca (80.04 pesos), de acuerdo con el Código Electoral del Estado de México.

Para poder cambiar la fórmula, es necesario modificar el código electoral, situación difícil de que suceda en los próximos meses.

El total de lo que pueden gastar los abanderados se obtiene de dos formas: de financiamiento público y de particulares (partidarios, militantes y autofinanciamiento). Por lo tanto, si los partidos y candidatos realmente quisieran ahorrar, el debate se centraría en modificar el dinero que se obtiene del financiamiento público, específicamente en el rubro etiquetado para la obtención del voto, que este año asciende a 265 millones 812 mil 671 pesos.

De esa bolsa, el monto para cada partido quedó así:

Por lo tanto, aunque los partidos decidan no gastar los 285 millones de pesos que tienen como tope, el dinero del financiamiento público (nuestros recursos) ya lo obtuvieron y podrán utilizarlo completo para sus actividades electorales. 

¿Quién comenzó el debate? 

La primera en lanzar la propuesta fue la candidata de Morena, Delfina Gómez, bajo el argumento de que la situación en el Estado de México no está como para gastar todo el dinero que autorizó el Instituto Electoral del Estado de México (IEEM) para hacer campaña en la entidad.

A esta declaración siguió un recurso de inconformidad interpuesto por Alfonso Brito, representante del PAN en el IEEM, quien aseguró que el tope de gastos de campaña interpuesto por la autoridad electoral era "exorbitante" e "insultante" para las miles de familias que viven en pobreza.

Josefina Vázquez Mota aseguró que su partido no se queda en el discurso y por eso interpuso el recurso de inconformidad para reducir el tope de gastos de campaña.

Alfredo del Mazo, candidato del PRI, también se comprometió a llevar a cabo una campaña electoral apegada a las leyes electorales y austera.

Los consejeros locales explicaron que era imposible modificar el tope de gastos debido a la fórmula que ya te explicamos; sin embargo, los partidos políticos propusieron la firma de un acuerdo de austeridad en donde se comprometen a gastar solo 142 millones de pesos durante las campañas electorales. Se espera que el acuerdo quede listo antes del 3 de abril.

NACION321