Oaxaca seduce a Mazatlán

Oaxaca Capital 31 July, 2017

Oaxaca seduce a Mazatlán con sus tradiciones, comida, música. Trajo al puerto una muestra de La Guelaguetza, que reúne danza, música, comida y artesanías para acercar a la rica cultura del estado del sur de México.

Originalmente el grupo de artesanos Oaxaca Guelaguetza se quedaría instalado en la Plazuela Zaragoza hasta el día de hoy, por eso se programó para el sábado 29 y domingo 30 de julio la llegada desde Oaxaca de una banda de música tradicional oaxaqueña y un grupo de bailarines de danza folclórica que conservan la esencia de las tradiciones ancestrales de la rica cultural oaxaqueña.

El viernes por la mañana llegaron 24 músicos de la banda de viento de Santa María Tlajiaco y 27 bailarines del grupo de danzas tradicionales de Huaxapa de León, dirigidos por el maestro Ovidio Pérez, quien participa en La Guelaguetza desde hace más de 20 años representando la región mixteca, una de las ocho regiones que participan en el celebración.

El maestro de danza mencionó que en Oaxaca existen más de 80 coreografías de danzas tradicionales, porque cada una de las regiones tiene varias obras y mucha de la población de los más de 500 municipios tiene su propia danza.

La comitiva llegó al puerto únicamente para presentar el espectáculo de La Guelaguetza en la Plazuela Zaragoza, el sábado y domingo, van a regresar para el sábado 12 y 13 de agosto para repetir el éxito del fin de semana pasado.

La fiesta arrancó con una calenda, que es el anuncio que se hace a la población de que la fiesta está a punto de iniciar. En La Guelaguetza se utiliza un solo día para el convite, en el que participan alrededor de 500 músicos y bailarines vestidos con trajes tradicionales que son parte de las comitivas que representan a cada una de las ocho regiones.

Hacen este recorrido por las calles de Oaxaca hasta llegar al zócalo, sin embargo, en Mazatlán, un grupo de 15 bailarines participó en la calenda.

Las ocho regiones

Las regiones que estuvieron representadas con sus danzas tradicionales fueron Pinotepa, Alto Papaloapan, Costa Chica, Sierra Norte, Sierra Sur, Mazateca, Valles Centrales y el Itsmo de Tehuantepec.

La banda de viento tocó música tradicional de Oaxaca, valses y boleros para introducir a los bailarines y el público pudiera disfrutar de los detalles del vestuario; la danza tiene la riqueza ancestral protegida de generación en generación, esto le da una fuerza que proyectan los bailarines que dominan las coreografías ancestrales.

Las más de 500 personas que se reunieron alrededor del foro de La Guelaguetza disfrutaron la Danza de la Flor de Piña, de la región de la cuenca; Pluma, del Valle; Sones y jarabes mixes, de la sierra; Sones de Pochutla, de la costa; Sones mixtecos, de la zona mixteca; Pinotepa Nacional, de la costa; Texutla del Crespo, del Valle; Sones de Betaza, de la Sierra norte, e Itsmo de Tehuantepec.

“La esencia de la danza oaxaqueña es que se ha conservado la tradición de los pasos y la indumentaria, a través de los años no ha variado, eso le da mucha riqueza, la fortalece por su honestidad y su autenticidad”, comentó el maestro Ovideo Pérez.

“En Oaxaca es donde se han conservado de una manera más fidedigna los pasos y los trajes regionales, se le da mucha importancia a esto, La Guelaguetza ha hecho que protejamos mucho ese patrimonio, tanto la danza, la música, la comida, las zonas arqueológicas, nuestros pintores”, agregó.

EL RECORRIDO

- Visitan todo el País, desde Yucatán hasta Baja California Norte.

- Cada 15 días, músicos y bailarines se trasladan desde Oaxaca hasta donde están instalados los artesanos para ofrecer una probadita de La Guelaguetza.

- El grupo que trae La Guelaguetza a Mazatlán vino hace 8 años con el mismo formato.

EL ORIGEN

En 1931, el cerro ubicado en una de las orillas de la ciudad de Oaxaca fue utilizado para celebrar el descubrimiento de la Tumba VII en Montealbán, por el arqueólogo Alfonso Caso; en ese sitio se reunieron danzas tradicionales de cada una de las 8 regiones de Oaxaca, fue tal el éxito que se repitió en 1932, fue hasta 1952 cuando se estableció de manera oficial la fiesta de La Guelaguetza.

Cuando en Oaxaca en algún pueblo hay una boda, la comunidad se reúne para ofrecerse ayuda mutua, unos llevan comida, otros música y todos cooperan para realizar la celebración.

El auditorio del cerro, donde se lleva a cabo La Guelaguetza, tiene capacidad para 15 mil personas. Cada día se ofrecen dos funciones que duran tres horas cada una.

NORESTE