Payasos Científicos, expertos que enseñan a niños oaxaqueños la cara divertida de la ciencia

Oaxaca Capital 11 November, 2017

Oaxaca, Oaxaca. Las manos de Telurio están llenas de espuma de jabón, Sulfurocita acerca un encendedor y en dos segundos ya están envueltas en llamas.

El experimento deja impresionados a decenas de niños gritan y aplauden. “No sabía que se podía hacer todo eso (con la ciencia)”, dice uno de los estudiantes de primaria que ve el espectáculo de los Payasos Científicos en la Feria Internacional del Libro de Oaxaca.

A simple vista Sulfurocita, Kary Curie y Telurio, son tres payasos como otros, caras pintadas y pelucas de colores, pero su misión va más allá de solo hacer reír con chistes y globos.

Ellos usan la química, física y biología para que a estudiantes de preescolar, primaria y secundaria “a través de la diversión les llame la atención la ciencia”, dice Telurio.

“Fusionamos lo gracioso con lo profesional”, añade Telurio. El equipo no es improvisado, este año el proyecto del Consejo Oaxaqueño de Ciencia y Tecnología (COCYT) se reforzó para iniciar su “segunda temporada”.

Ahora, además de Telurio (Eduardo Roque), el profesional de la risa, se sumaron al equipo Sulfurosita (Diana Marlen Sibaja), quien es licenciada en intervención educativa y Kary Curie (Karime López), que es química farmacéutica.

Reforzar el equipo con una científica real ayuda a tener mejores experimentos e irlos cambiando para que los niños no vean siempre lo mismo. Para ello también se asesoran con maestros de ciencias. Tener a una experta en educación mejora el lenguaje y la forma en la que se llega a los niños, explica Javier Moreno Villalobos, director de Vinculación del COCYT.

“En primaria y preescolar es donde hay más interés y participación de los niños. Nosotros hacemos experimentos básicos para que ellos los puedan hacer en su casa”, dice Telurio, quien conoce bien a su audiencia, pues ya había estado en la primera etapa de este proyecto que duró cuatro años.

A través de la página de Facebook, los Payasos Científicos muestran cómo se realizan los experimentos y piden a los niños que les manden alguno que ellos hayan realizado.

Los tres llevan su conocimiento a todas las escuelas de Oaxaca y otros estados que lo solicitan. Y vaya que la agenda está apretada, pues hacen cerca de 45 visitas al mes.

Kary Curie saca su “máquina para hacer ondas” para explicar a los niños cómo se genera un sismo, algo muy común en Oaxaca. Con palitos de colores pegados a un resorte que se mueven de un extremo a otro al golpearlos explica la tercera Ley del Movimiento de Isaac Newton: a toda acción siempre hay una reacción.

Pero uno de los experimentos más vistosos es inflar globos sin soplar, solo con gas hidrógeno y después convertirlo en una pequeña bola de fuego al hacerlo explotar con un encendedor.

 

Más información: ANIMAL POLITICO