Niños toman clases en un bar de Juchitán

Oaxaca Capital 09 November, 2017

Juchitán es uno de los municipios más afectados tras los terremotos del 7 y 19 de septiembre. Quedaron dañadas cerca  de 1.140 escuelas dejando a miles de niños sin clases. Por tal motivo Coco bongo, lugar que por las noches es bar, decidió abrir sus puertas por las mañanas y convertirlo en una escuela.

El restaurante-bar, conocido como Coco Bongo, inició con 18 alumnos y ahora cuenta con 35 niños que toman clases en el patio del negocio. La escuela comenzó a funcionar un mes después del terremoto del 7 de septiembre.

El dueño de Coco Bongo, Carlos Antonio López, dijo que la idea surgió por su esposa, Nelmi Roselis Trejo, quien se encontraba preocupada tras ver que los niños le dedicaban mucho tiempo al ocio.

Pedimos el apoyo de vecinos, solicitamos maestros por internet y tuvimos respuesta. A un mes del terremoto ya estábamos trabajando con ellos, teníamos el espacio, las mesas, las sillas y el deseo de ayudar,” declaró Nelmi Roselis Trejo.

Los estudiantes toman clases en un espacio abierto con techo de lámina, dos paredes de concreto y una barda de madera. El patio, ahora salón de clases,  está rodeado de plantas, cuenta con un pizarrón, 30  sillas de madera y 10 mesas. 

Los alumnos son de diversas edades y grados escolares que estudiaban en escuelas privadas o publicas que siguen sin clases desde el día del terremoto.

Noticieros Televisa