De acá para allá. Meade, el nuevo churro del PRI

Oaxaca Capital 29 November, 2017

El supuesto nuevo PRI sigue actuando como el viejo PRI. Ese nuevo PRI que tanto presumía Peña Nieto, con los ex gobernadores que ahora son buscados por la justicia, sigue con sus prácticas de antaño. Hoy el Revolucionario Institucional sale al más puro estilo de los setentas a presentar a su candidato a la presidencia de la República. Con una cobertura de todos los medios de comunicación y los sindicatos cumpliendo su función de lacayos, Meade será candidato.

Esa esencia retrógrada del PRI no desapareció. Se mantuvo en el tiempo en el Edomex −y sigue estando ahí−, regresó a Los Pinos con Peña Nieto y hoy sigue haciendo sus rituales tradicionales. Vamos a ver cómo es que el PRI compite a destiempo contra López Obrador.

La contienda electoral de 2018 ya lleva al menos un par de años que comenzó. López Obrador, Margarita Zavala, Ricardo Anaya y los independientes, ya le llevan ventaja al gris Meade. Morena sube, el PAN se cae, se recupera y se pulveriza. Los independientes salen al mundo real, pero no son lo que las encuestas dicen. El PRI llega tarde a la contienda y con mucha cola que le pisen.

José Antonio Meade aún no ha probado las mieles de los ataques que han tenido el resto de posibles candidatos. El PRI trae fresco el tema de Odebrecht, aún deben los escándalos de corrupción de Veracruz, Quintana Roo y Chihuahua. Ya no digamos los pendientes de Ayotzinapa, Tlatlaya, etc. Meade también trae premio, carga con los gasolinazos y el tema de la deuda pública que le dejo el aprendiz Videgaray. ¿Dónde están los miles de inconformes por los gasolinazos?

Por más que tenga cara de buena gente, José Antonio Meade se pone la camiseta tricolor llena de “putrefacción”, opacidad e ineficiencia. No bastará que presuman su curriculum. Tampoco que saquen el tema de que el populismo es un peligro. Meadetendrá que salir al mundo real como esos inflados candidatos independientes. Tendrá que tragarse todo ese odio y rechazo social que traga el presidente Peña Nieto. Meade de ser un tecnócrata de buena reputación, será tratado como un priista más.

Este destape al estilo de presidente municipal barato, viene acompañado de un líder del PRI como comediante y el presidente Peña Nieto con la aprobación más naja de la historia. No cabe duda que el PRI es maestro en sacar “engañabobos”. Hoy todos son amigos de Meade, aprecian su impecable curriculum, etc.

Veremos si fuera del discurso, Meade es capaz de librar todas las culpas que carga su partido. Todo lo que el PRI le debe a México y no viceversa. Vamos a ver si las encuestas le ayudan o no en generar una “buena percepción”. También hay que esperar si el PAN y el fallido Frente deciden competir de verdad con un candidato de verdad.

Hoy el PRI está demostrando que no importa si es Meade, Duarte, Platanito o un refrigerador su candidato. Mientras echen a andar toda esa maquinaria burócrata, de medios y de acarreados, les da para seguir vendiendo humo. Ernesto Corderomostrando servilismo, halagó a Meade como la mejor carta del PRI.

Me parece que la capacidad de José Antonio Meade no está en tela de juicio. Lo que está en duda es al grupo que representa, la opacidad, la corrupción. Meade representa la memoria de corto plazo del mexicano. Ese mexicano que olvida con facilidad, que le mienten con datos que no entiende. Meade representa un retroceso para México y un avance para el partido que abandera.

Pero todo el entorno del PRI y su destape está aún en el hipotético, en la conjetura. Vamos a ver como debuta con ataques y verdades que tendrá que enfrentar y explicar. Hoy ese pequeño e inflado Meade se tendrá que medir a López Obrador que lleva años en campaña. Meade y el PRI se enfrentarán a la sociedad, que decidirá si le seguirán viendo la cara o pondrá en su lugar de una vez por todas a la tranza y a la corrupción.

SDPNOTICIAS